Estos deliciosos Dutch Babies son hechos con harina, huevos, leche y vainilla. Los debes hornear sobre un sartén o molde de metal y los verás crecer en el horno. Originalmente son acompañarlos de tajadas de limón pero hay otras deliciosas opciones para acompañarlos como mantequilla, frutas frescas o en este caso los preparamos sobre una cama de Bananos.

Ingredientes:
2 Huevos a temperatura ambiente
1/2 Taza de Leche a temperatura ambiente
1/2 Taza de Harina
1 pizca de Sal
1/2 cdita de Vainilla
2 cdas de Mantequilla
1 Banano picado en rodajas
Azúcar pulverizada para  espolvorear. (opcional)

Pon las dos cucharadas de mantequilla sobre el sartén y llévalo al horno. Precalientalo a 200c (350f) con el sartén adentro y deja que la mantequilla se derrita.

Mientras tanto en un tazón bate los huevos y luego añade la leche. Lentamente añade la harina, la vainilla y la sal revuelve bien hasta que se incorporen los ingredientes.
Retira con cuidado el sartén del horno y reparte la mantequilla derretida hasta cubrir todo el sartén. Coloca las rodajas de banano y cúbrelas con la masa.

Regresa el sartén al horno y hornealo por 12 minutos o hasta que la masa este bien doradita.

Retiralo pronto del horno y espolvorea el azúcar pulverizada.
Ahora disfruta de tus Dutch Babies!!!

Para tener en cuenta:
La textura de estos Dutch Babies es similar a los Pancakes. Suaves, delicados y esponjosos.
Tener los ingredientes a temperatura ambiente es clave para que no te queden chicludos!
Si los prefieres un poco mas dulces, añade 2 cucharadas de azúcar cuando estés preparando la masa.
Puedes servirlos con miel o syrup.
En lugar de banano puedes utilizar manzana o melocotón!