Viajando en avión con niños.

Llegaron las vacaciones y muchos saldrán de viaje, si viajan en avión con niños ya me puedo imaginar como, con un mes de anticipación, muchos papás ya están sufriendo con el vuelo. Y no es que los papás no debamos sufrir porque a todos nos ha tocado algún vuelo con un bebé que no para de llorar. Así que estos son un par de trucos que hemos aprendido con el tiempo y que casi siempre funcionan, especialmente si tienes que hacer viajes muy largos.
Prepárate para que desaparezca la rutina: 
Lo más importante para tener en cuenta es que a la hora de viajar con niños no hay rutina que sirva, toca simplemente prepararse para ir con lo que el momento traiga. Los bebés no dormirán la siesta a la hora que es y los niños no comerán cuando les toca, simplemente llénate de paciencia y ve preparado para lo inesperado.
Juguete sorpresa:
Para el avión siempre llevo un par de juguetes sorpresa. Procuro empacarles en papel crepé juguetes nuevos, nada costoso, simplemente el hecho de que sean nuevos los distrae mas y si están empacados es como recibir un regalo! Estos juguetes puedes ser huevitos sorpresa de chocolate, calcomanías, crayones, carritos o lo que se te ocurra para sorprenderlos.
Meriendas:
Lleva una merienda divertida y diferente. Si sabes que a tus niños les gusta cierta barrita de cereal, unas gomitas de oso o si sabes que con unas rosquitas se ponen felices, llévalas al avión. Yo trato de no ofrecerles su cosas favoritas de merienda un par de semanas antes del viaje, para que cuando lleguen al avión y estén molestando por hambre con seguridad se pondrán felices de ver lo que mas les gusta.
Colombinas:
Las colombinas en mi casa son sinónimo de avión. No soy muy «fan» de darles dulces, pero las colombinas nos funcionan perfecto para el despegue y aterrizaje pues mientras las están chupando sus oídos no se tapan. Si tuvieran chupo o tetero seria igual de beneficioso para este momento.
Vasitos para el agua:
Ya sabemos lo difícil que es llevar a la mano las cosas de los niños para pasar por seguridad sin que nos hagan abrir la maleta e inspeccionar detalladamente cada uno de los juguetes, chupito o cobijas que les llevamos, así que ni pensar en llevar líquidos a la mano.
Pero, si vamos a comprar una botella de agua en la terminal del aeropuerto, seguramente no la venden con pitillo ni vasito de niños, lo que es igual a un reguero de agua seguro. Así que el agua la compro antes de abordar, pero los vasitos de pitillo que ellos utilizan los empaco vacíos para llevar a la mano y llenarlos de agua después de pasar por seguridad.
Ropa cómoda:
Si vas a visitar familia, o tal vez a alguien que no ves hace mucho, seguramente quieres que tus niños se vean muy bien y causen una buena impresión. Pero siendo sinceros, todo el mundo entiende que al bajar de un avión no es cuando mejor nos vemos, un viaje es agotador y con niños es pesado, así que viaja con ropa cómoda! Los niños van de sudadera felices, se pueden mover tranquilos en las sillas tan incomodas y para ir al baño es muy práctico. Los bebés en pijama viajan perfecto y duermen mejor, mas bien cámbialos apenas llegues a tu destino!
Otros consejos:
Con el tiempo también nos hemos dado cuenta que los viajes de noche no sirven con nuestros niños. Hay niños que si duermen donde los pongan pero los mios están demasiado sobresaltados con toda la experiencia del avión y no hay forma que se duerman. Y cuando llega el momento en el que todos estamos agotados, ellos empiezan a llorar de cansancio y nosotros nos estresamos mas porque ya la mitad de las personas en el avión estaban dormidas y somos los papas de esos niños llorones.  Lo mas irónico es que finalmente, 10 minutos antes de aterrizar ellos caen profundos…
Así que a nuestra familia le queda mejor viajar de día.