En casa nos encanta experimentar con todo tipo de masas y plastilinas!!! Ya conocen algunas de nuestras masas sensoriales favoritas y esta que hoy les traigo definitivamente va a entrar en la lista!
Utilizamos espuma de afeitar y fécula de maíz (maizena o en inglés corn starch), nada más. Logramos una masa suave, con un olor delicioso y una textura fácil de moldear y trabajar.
Simplemente coloca suficiente fécula de maíz en un recipiente grande. Añade espuma y a mezclar y mezclar. Al principio sentirás que no se compacta la masa pero deja que los niños se ensucien y se diviertan hasta que la masa se forma.
Realmente no hay una medida precisa pues la espuma de afeitar es complicada de medir. Así que tienes que seguir tu instinto y ver si la masa necesita más espuma o tal vez más fécula de maíz.
Pero…. tadaaaa!!!! Así queda, una masa firme y a la vez suave (si es que eso es posible) que puedes moldear y jugar por horas.

Utiliza moldes, tus manos, figuritas o cualquier elemento que quieras incorporar en el juego para que los niños exploren, despierten su creatividad y todos los sentidos.

¡Guarda la masa en un recipiente cerrado en el refrigerador por una semana para que puedas seguir jugando y jugando!