Dibujos mágicos: Técnica de esgrafiado para niños.

Aunque el nombre de esta técnica de dibujo suena muy sofisticado, seguramente cuando niño tu también la utilizaste para hacer dibujos que parecen mágicos. El esgrafiado es una divertida manera de hacer dibujos descubriendo el color oculto bajo la superficie. Es divertido y realmente muy sencillo de hacer.
Esta técnica es ideal para trabajar con niños que necesiten practicar la motricidad fina, pues se comienza con la crayola, luego el vinilo y el punzón que nos dan diferentes manejos de este tipo de motricidad. Mientras tanto los niños se divierten, desarrollan su creatividad y exploran diferentes formas de hacer arte.
Necesitas:
Cartulina blanca o papel grueso
Crayones
Punzón, o algún elemento puntiagudo para raspar.
Pintura de vinilo o acrílico negro
Pincel
Comenzamos por cubrir toda la cartulina con crayola de diferentes colores.
Una vez hayan terminado se procede a cubrir la cartulina con pintura de vinilo negro y una brocha de esponja preferiblemente pues nos permite un cubrimiento más parejo.
Se deja secar la pintura por completo. Nosotros aprovechamos para dividir la actividad en 2 tardes, dejamos secar el dibujo un día completo y así creamos expectativa para volver a trabajar con el al día siguiente.
Con un punzón o un elemento puntiagudo, comienza a raspar el dibujo sorpresa que se va a revelar con diferentes colores.
El resultado siempre será diferente y el dibujo tendrá colores como por arte de magia.

Descubre muchas más técnicas para disfrutar de una tarde de arte en casa con los niños en nuestra sección de PINTANDO

Y para que nunca te pierdas de las últimas actividades que te traemos síguenos en Facebook, Twitter, Google+  y en mi columna de BabyCenter.